Locales Noticias

Rossi promueve subsidios a entidades que luchan contra las adicciones

Este martes, en la Sala de Comisiones del Concejo Deliberante se llevó a cabo un encuentro con representantes de la Asociación Santa Mónica que realiza, en la ciudad de Río Grande un importante trabajo con jóvenes y adolescentes con problemas de adicciones.

 

El encuentro fue promovido por el concejal Paulino Rossi y del mismo también tomó parte el concejal Raúl von der Thusen.

 

En representación de la Asociación Civil asistieron la hermana Virginia Michel  y Mabel Borda que también trabaja en la institución, y ambas revelaron que desde hace cinco años que se desempeñan en la ciudad de Río Grande abordando la problemática de las adicciones y que esto se lleva a cabo con esfuerzo personal de los voluntarios y poco aporte de las instituciones públicas.

 

El encuentro fue promovido por el concejal Paulino Rossi con la finalidad de establecer un subsidio para la Asociación, por parte del Municipio, dada la importancia del trabajo social que realizan. Además, el edil hizo entrega de una Declaración de Interés a la Asociación por su aporte a la comunidad.

 

Concluido el encuentro el propio Rossi recordó que está vigente “una Ordenanza que fue aprobada hace años, cuando la actual senadora Miriam Boyadjián era Concejal, en la cual plantea un acompañamiento, por parte del Estado, a todas las instituciones que trabajen en la recuperación de adicciones”.

 

Sin embargo “esta Ordenanza  que tenía un espíritu muy noble, nunca una institución pudo acceder porque planteaba muchos requisitos y no hay instituciones en la ciudad que cumplan, especialmente, lo referente a la internación que es fundamental para poder acceder a este subsidio”.

 

Reveló además que “desde hace tiempo que venimos trabajando con la Asociación Santa Mónica y me animo a decir que es la única que está desbordada en lo que es el tratamiento de adicciones y veíamos que están en el medio de la problemática pero sin recursos”, por lo que consideró que de esta manera “se complica mucho para ellos llevar adelante sus actividades” dado que si bien “ellos no cobran nada, los profesionales si necesitan contar con un ingreso”.

 

Por lo tanto señaló que desde el Bloque “nos pareció oportuno modificar esta Ordenanza y plantear un escalón intermedio para que puedan acceder a un 50% del subsidio que en este caso sería Santa Mónica pero podrá acceder cualquier institución que trabaje en la lucha contra las adicciones en la ciudad se le podrá garantizar un financiamiento que para ellos sería muy importante y así como existe Santa Mónica se puede fomentar que otras instituciones de la ciudad también puedan ayudarnos a combatir el flagelo de las drogas que cada día es más grave”.

 

Rossi recordó que “la gente que tiene problemas de adicciones es mucha en la ciudad y cuando van a una institución pública o privada a tratarse la adicción, muchas veces los derivan con ellos (por Santa Mónica) y son una entidad sin fines de lucro que hoy están desbordados y como Estado tenemos que ver como acompañamos porque ellos están tratando un problema de salud pública”.

 

Finalmente Rossi explicó que “el subsidio consiste a un monto equivalente a dos sueldos municipales y son fondos que deben rendirse y una vez que lo hace pueden acceder nuevamente al mes siguiente y en caso de no ser con internación el subsidio será de un sueldo municipal”.

 

“La demanda es mucha”

Por su parte, la Hermana Virginia Michel de la Asociación Santa Mónica señaló que el subsidio sería importante porque “todo suma, todo nos viene bien, sobre todo pensando en todas estas familias que están llegando a la ciudad, donde últimamente hemos tenido mucha demanda, muchos jóvenes que vienen sin nada, donde además estamos atravesando una situación difícil, con mucho desempleo, y gracias a dios vamos a poder contar con esta ayuda”.

 

Asimismo indicó que hoy “estamos ayudando alrededor de 45 personas que vienen a comenzar este proceso de recuperación de adicciones”, dijo, al tiempo que agregó que la Asociación “hoy  cuenta con tres trabajadoras sociales, una psicóloga, una médica que nos voluntariamente, sobre todo coordinando algunos espacios grupales, dos acompañantes terapéuticos, profesores, siendo que nosotros estamos funcionando en el barrio AGP, sobre la calle O’Higgins 751”.

 

También resaltó que estamos “recibiendo un subsidio de parte de Sedronar, que es para el tratamiento de los chicos”.

Explicó además que por el momento “vamos a continuar trabajando en la modalidad ambulatoria, siendo que más adelante pensamos en una casa de medio camino, siendo que la casa de medio camino tiene la función de acoger a todos los chicos que están haciendo un proceso interesante, que quieren salir del entorno, que es realmente lo que cuesta mucho, y muchas veces a pesar de tener toda la voluntad, cuesta mucho cuando no tienen un lugar adecuado, además de tener algunos chicos que no tienen donde vivir, que quieren salir adelante, por lo tanto esta casa va a ser para eso, como así también para los chicos que vienen de una internación, y que quieren reinsertarse nuevamente en la sociedad, por lo cual que sea algo temporal para que ellos puedan contar con un lugar”.

Mirá también

Dejá un comentario

* Utilizando este formulario estarás aceptando las políticas de privacidad, manejo y almacenamiento de datos de este sitio